• 1
  • 2
  • 3

La Naranja

No, no me lo contaron. Me sucedió a mí.

Amarraron las almohadillas temprano y, tras dar una descubierta por la privativa y rezarle cada uno a su Cada Cual, que hasta en eso cualquiera tiene sus preferencias, salieron todos a tomarse algo al bar de la esquina antes de la procesión.


-¡Pon regüeltos como para una comunión!- gritó Antón que, con su uno ochenta y cinco de estatura, cien kilos en canal y al que, con todos los arreos de un estante de Jesús puesto en faena y una sená como un preñe de ocho meses, solo le faltaba la barba que lucía para parecerse más a Solimán el Magnífico que al nazareno que era.

-Antoñico, hijo, que sabes que me cae el revuelto en ayunas como un tiro y que me va a dar una currencia que paqué a mitad de procesión. Anda, ponme a mí un café con leche y una madalena que se me templen las tripas un poquito, ¿vale?- le contestó él a sabiendas de que al final y para no llevarlo toda la carrera con la cantinela, iba a tomarse el maldito regüelto.

Leer más: La Naranja

Añoranzas

... Es inevitable, en un momento de la procesión, unos segundos de contemplación a la obra que llevamos sobre los hombros. Como cada año, suele ser casi siempre en la calle de San Nicolás, la calle mas nazarena de Murcia, creo que el mejor escenario para ello. Me separo adelantándome al trono y reposando mi cuerpo apoyando mi barbilla en mis manos posadas sobre la muletilla metálica de mi estante, alzo la vista y observo una vez más la magnificencia escultórica del maestro Salzillo, sintiendo un enorme escalofrió al presenciar la escena evangélica. Siento una sensación irresistible que eleva mis sentidos al mundo glorioso del Arte supremo, haciendo un esfuerzo de serenidad mental para descender a la fría realidad del análisis detallista. Porque estas imágenes están hechas para ser contempladas en las calles morunas, estrechas, profundas, llenas de gente y con la luz de esta Murcia única. Como comentó nuestro amigo Aliaga: “Nunca se sabrá si Salzillo hizo sus imágenes para desfilar por estas calles, o, estas calles se hicieron para que desfilaran las imágenes de Salzillo”.

Leer más: Añoranzas

VIVENCIAS EN LA ORACIÓN DEL HUERTO

Hace pocos días, como viene siendo costumbre en los últimos años, nuestro querido amigo y hermano de La Oración, Fran Aliaga, y el que os lo cuenta, tuvimos otra de nuestras profundas y habituales charlas sobre, ¿adivinar de que tema?, pues si, de nuestras vivencias nazarenas.

Entre todas ellas, solo desde que Fran forma parte de nuestra hermandad, hay dos que me gustaría destacar sobremanera: "LA NARANJA DE BIBIANO", destacada por el amigo Aliaga (incluso ha escrito un articulo, o mejor dicho un cuento, sobre el tema) y la otra, destacada por mi parte, LOS BAUTIZOS.

Se dice que los grandes hombres se miden por sus pequeños detalles, si eso es cierto a nuestro querido amigo y hermano Bibiano Guillen Pardo, le podríamos colocar esa etiqueta de gran hombre y mejor nazareno.
Para los que aun no sabéis de que va el tema, bien por vuestra ubicación en el trono o bien por vuestra bisoñéz en el mismo, intentare contaros de que se trata.
Pues resulta que el amigo Bibiano, punta de vara delantera central derecha (según se mira al paso), que el año pasado se despidió en activo, por la maldita edad, todos los años sin faltar, y cuando las gargantas están ya supersecas por las mas de tres horas soportando el peso de nuestro Paso, y hasta hace poco, también llenas de arena (habreis adivinado que me refiero a la calle de San Nicolas), a la altura de la casa nº 10, comenzaba a celebrar un rito. Primeramente, procedía a meterse la mano derecha en el seno, sacando un bulto liado con papel plata, o de aluminio para el caso es lo mismo, y con sumo cuidado comenzaba a desenvolver el contenido, como si de una pieza de porcelana se tratara y no quisiera romper.

Leer más: VIVENCIAS EN LA ORACIÓN DEL HUERTO

VIERNES SANTO 2012

Por fin llegó el gran día. Amaneció algo nublado pero con la seguridad de que este año la procesión de "los Salzillos" inundarian las calles de Murcia. Dentro de la iglesia las caras relajadas de los nazarenos estantes se fundían con los mantos multicolor de los tronos.
Se oye ese ruido atronador de las puertas de la privativa iglesia y el pendon cruza su umbral. Comienza la procesión al ritmo de los tambores sordos y las brillantes bocinas.

Leer más: VIERNES SANTO 2012

Saeta a La Oración del Huerto

Rosana Ferrer Tena cantó por primera vez esta saeta al paso de La Oración en el Huerto en la mañana del Viernes Santo del año 1997. Fue en la calle Calderón de la Barca cuando consiguió emocionar tanto a los que presenciaban la procesión como a los nazarenos estantes.

Esta Saeta fue también interpretada unos años más tarde, tanto en el Homenaje otorgado a Pedro Zamora García por su retirada como Cabo de andas de La Oración, como en la misma puerta de la Iglesia de Jesús un Viernes Santo.

Al nazareno ausente

Cada año hay una ausencia. Quizás más de una.
La ausencia se hace presente, se patentiza, a la hora incierta de la tarde, entre dos luces que se funden, a la hora incierta de la mañana, cuando el día se impone a la noche cansada.

Este año, una vez más, se registrara la ausencia en esa augusta, misteriosa y cristiana Semana Santa murciana. En esa tarde convertida en rio de sangre.
Cuando ya no canta el gallo de la Negación porque teme confundirse con el de la amanecida.

Cuando las estrellas, cansadas de llorar lagrimas de plata, se fueron tras una nube blanca, perdida acaso tras la lejana cumbre de Sierra Espuña.
Cuando el sol y la brisa, la rosa y el azahar el río y la caña, componen el clima y el paisaje.
Entonces se mueve la Cruz sobre el hombro descansado; se mueve la Pasión, hecha figura y vida, sobre el hombro fuerte y generoso.
Surge el nazareno murciano, rudo y elegante, y al golpe seco del estante, la procesión se mete en Murcia.

Leer más: Al nazareno ausente

Padre, si es posible, aparta de mi ese Cáliz

Artículo publicado en la revista Nazarenos. Año 2006.

Me ha costado mucho esfuerzo ponerme a escribir este articulo, cualquier despedida es siempre dolorosa,  mas aun si es una despedida de 60 años. Nuestro Padre Jesús ha querido atenuar este momento, al concederme unos hijos en donde la pasión y amor por nuestra Cofradía han superado con creces, la que en mi pueda albergarse, pudiendo seguir ellos la tradición en la familia.
Este es el año, elegido voluntariamente para mi cese como Cabo de Andas de “mi Oración”. Dejo en sus manos, las de mis hijos Pedro y Oscar, la enorme responsabilidad y el honor de dirigirla por las calles de nuestra Murcia, después de ostentar el cargo durante 50 años, nueve cono segundo con mi padre y cuarenta y dos como titular. Y quiero hacerlo con el corazón henchido por el orgullo y el privilegio de pertenecer a la Real y Muy Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y el agradecimiento de haber depositado su confianza en mi persona y responsabilizarme de tan delicada labor. Con ello logré seguir los pasos de mis ancestros en cinco generaciones y, espero que, continúe con mis hijos y nietos la séptima y la octava.

Leer más: Padre, si es posible, aparta de mi ese Cáliz

LA VIDA DE UN ESTANTE MAYOR

Desde niño he sido enseñado y educado para el puesto que desempeño ahora. Ha sido un camino largo pero muy diferenciado según la edad que iba teniendo.

Ya de muy joven acompañaba a mi padre a las cenas que organizaba con sus nazarenos estantes. Estas cenas eran de lo más aburridas, solo tenia doce años y con esa edad, ver y escuchar, a 40 hombres hechos y derechos, de la procesión, no era lo más divertido para un niño. La verdad es que iba porque me obligaba mi padre, y no sabe lo que se lo agradezco ahora. Yo siempre le decía que me aburría y no quería ir a lo que el me replicaba, “Pedrín te tienes que venir, un día estos hombres serán tu responsabilidad y debes de conocerlos desde pequeño”. Así pues, resignado y sin entender bien el porque tenia que ir a esas cenas eternas, obedecía y asistía a las mismas. Además me sentía una marioneta. Todos me achuchaban y me hacían carantoñas, claro era el hijo del “jefe”. En cuanto a la procesión no dejaba de ser un niño mas que acompañaba a su padre durante la misma, mas pendiente de dar caramelos que de otra cosa.

Leer más: LA VIDA DE UN ESTANTE MAYOR