• 1
  • 2
  • 3

Ser Cofrade Estante

Ser miembro de nuestra Cofradía, no es solo apuntarse a ella, ponerse la túnica los Viernes Santos e ir a los traslados de N.P. Jesús. Pertenecer a la Cofradía de Jesús implica mucho mas, dentro y fuera de ella. Es adquirir un compromiso que nos lleve a enaltecer su nombre y que el mismo sea conocido y elogiado por las actividades, que en su nombre, se realicen durante el año.

Es cierto que, la actividad más importante por antonomasia es la Procesión de la mañana de Viernes Santo. Pero esa no debiera ser la única en la que participemos, que lo hacemos muy bien por cierto; debemos abrir mucho mas nuestros horizontes nazarenos, y participar en otros eventos en donde el nombre de la Cofradía de Jesús esté presente. Acordaros de aquellas frases de Jesús: “Por vuestras obras os conocerán”, y, “Donde os reunáis alguno de vosotros en mi nombre, allí estaré yo”.

Leer más: Ser Cofrade Estante

Los sueños cumplidos

Será difícil explicar con palabras, por no decir imposible, los sentimientos que los nazarenos estantes del paso de La Oración en el Huerto pudimos experimentar en una histórica fecha, la del 13 de marzo de 2017 en la Iglesia de Jesús.

Leer más: Los sueños cumplidos

La vida de un estante-mayor

Desde niño he sido enseñado y educado para el puesto que desempeño ahora. Ha sido un camino largo pero muy diferenciado según la edad que iba teniendo.
Ya de muy joven acompañaba a mi padre a las cenas que organizaba con sus nazarenos estantes. Estas cenas eran de lo más aburridas, solo tenia doce años y con esa edad, ver y escuchar, a 40 hombres hechos y derechos, de la procesión, no era lo más divertido para un niño. La verdad es que iba porque me obligaba mi padre, y no sabe lo que se lo agradezco ahora. Yo siempre le decía que me aburría y no quería ir a lo que el me replicaba, “Pedrín te tienes que venir, un día estos hombres serán tu responsabilidad y debes de conocerlos desde pequeño”. Así pues, resignado y sin entender bien el porque tenia que ir a esas cenas eternas, obedecía y asistía a las mismas. Además me sentía una marioneta. Todos me achuchaban y me hacían carantoñas, claro era el hijo del “jefe”. En cuanto a la procesión no dejaba de ser un niño mas que acompañaba a su padre durante la misma, mas pendiente de dar caramelos que de otra cosa.

Leer más: La vida de un estante-mayor

El Ángel de La Oración

Además de esa maravillosa efigie divina que solo el genial escultor Salzillo pudo plasmar en la tierra, el Ángel de la Oración será también, desde ahora, una marcha pasionaria compuesta por el maestro José V. Vivo que los nazarenos-estantes del paso de La Oración en el Huerto han tenido a bien donar a su Cofradía, a la Real y Muy Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Murcia.

Leer más: El Ángel de La Oración

Alegría, júbilo y otras experiencias

 

Quiero plasmar en este escrito, de manera sincera, qué fue lo que, aquella mañana de viernes santo de 2017, sentí. Quizás parezca un poco tarde para escribir esto, pero puedo asegurar que es en este momento en el que me estoy acordando de todas esas experiencias, ya que, por temas de estudios, no tuve tiempo ni para recordar que este año, yo porté La Oración en el Huerto.

Leer más: Alegría, júbilo y otras experiencias

No dejes de soñar

Llegó el día, ese que crees que nunca llegará, ese día que supera con creces aquel que te dicen que vas a salir un año en la Oración en el Huerto y que, gracias a Dios, no fue ese sólo, al siguiente volví a salir y al tercer año fue cuando me comunicaron por sorpresa, en una de esas comidas navideñas tan entrañables que nos juntamos los hermanos nazarenos de la Oración, que iba a formar parte de la plantilla de estantes del paso hasta el fin de mis días. Felicitaciones hermosas y de corazón de mis hermanos allí presentes.

Leer más: No dejes de soñar

Glosa a un gran nazareno de La Oración del Huerto

Dice una vieja copla :…….”Cuando un amigo se va algo se muere en el alma”.. Es una gran verdad. El amigo forma parte intrínseca de nosotros, es como si nos cortaran un brazo y se lo llevara. Con Antonio Mora no pasa eso, el no se ha ido ni se irá nunca. Antonio Mora no se va porque está vivo en nuestros corazones.

Ayer fue uno de esos días que quisiera uno estar sordo, antes de escuchar una llamada telefónica que por la mañana recibí de Antoñico (hijo) en la que me daba la tristísima noticia del fallecimiento de su padre. Lo siento no pude retener mis lagrimas. Se había ido un amigo entrañable, compañero de múltiples aventuras nazarenas, nazareno honesto, leal y solidario. Alardeaba siempre de ser estante de la Oración del Huerto y de tener como compañeros a los mejores estantes del mundo.

Leer más: Glosa a un gran nazareno de La Oración del Huerto