• 1
  • 2
  • 3

Léxico nazareno

El cabo de andas era ciertamente bragado. Con el rostro surcado de arrugas, las piernas arqueadas y la túnica más gastada que los portales de la Catedral, contemplaba con atención cómo su paso doblaba el Arenal hacia Belluga y refunfuñaba.
Si, refunfuñaba por lo bajito, como para sí mismo, porque a su veterana mirada pocas cosas pasaban desapercibidas, y, porque a esas dos puñaladas en un tomate que formaban sus ojillos, no se le escapaban que su paso venía revirao, retorcío y sin gracia.
Y es que eran tres generaciones de cabos de andas las que habían golpeado su trono con esa muletilla, como para que él no se diera cuenta de que algo no funcionaba.
Analizó uno por uno sus estantes y trató de sacar en claro qué pasaba ese día.
Y repasó mentalmente su saber y su experiencia para esclarecerlo. . .

Leer más: Léxico nazareno

El comienzo

Ha sido en la fecha de 25 de marzo de 2009 cuando ha sido posible poner en marcha esta web, en la que un grupo de nazarenos murcianos, aprovechando el fulgurante avance de las nuevas tecnologías queremos dar a conocer al mundo entero cuales son nuestras raíces, nuestras inquietudes, y nuestros sentimientos.

Sin divagar en exceso con tecnicismos, sería justo que decir, que está web, está basada y realizada bajo uno de los nuevos y emergentes "gestores de contenidos" de código abierto, concretamente en "joomla". Esto, hará posible que la tarea de actualización de los distintos materiales con que la web se nutre, pueda ser cómoda, dinámica, y sencilla, incluso que ésta labor, bien pudiera ser realizada en alguna ocasión por los propios editores.

Después de este formalismo, ahora que nuestro empeño comienza a dar sus frutos, quisiera dar cuenta de unos agradecimientos. En primer lugar, a los compañeros que han robado minutos a su tiempo para poder iniciar esta andadura, y a otros, que a partir de este preciso instante lo harán de la misma manera. En segundo lugar, a la "Junta Particular" de la Real y Muy Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, por apoyar esta iniciativa y por facilitarnos en todo momento nuestra labor. Y por último, a la Asociación Músico-Cultural "Las Musas" de Guadalupe, por permitir ilustrar sonoramente determinados artículos con algunas de las marchas procesionales que tan magníficamente interpretan en su disco "Luz del Alba". {audio}mp3/Luz del Alba.mp3{/audio}

Leer más: El comienzo

Cuando y donde

Aunque parece ser que el apellido Zamora es de origen vasco, en nuestra Región, las primeras noticias que se tienen de él es en el año 1.611 en Mazarrón y cuyo nombre es Juan Zamora. De los diferentes ramales genealógicos, llegamos a Pedro Zamora Ruiz, casado el 19-2-1823 con Nicolasa Carrión Sánchez, ambos bautizados en iglesia de San Miguel de Murcia, cuyos descendientes se establecen en las huertas de Puente Tocinos y La Condomina, de los que mas adelante nos ocuparemos.

El apellido Zamora aparece en la Cofradía de Jesús en el año 1.866, cuando don Pedro Zamora Ruiz forma parte de la plantilla de estantes que portaban La Oración. Veinte años más tarde, concretamente en el 1886, ocurrió un grave incidente que a punto estuvo de convertirse en tragedia, y fue que en el desfile procesional y a la altura de la plaza de Jofré, sita en la calle Plateria, posiblemente debido a un tirón que alguien desde un balcón propició a una rama de la olivera,  originó que el trono se estrellase contra los mismos, afortunadamente y dentro de la desgracia, solo quedó en lo relatado. Este accidente motivó que la Junta de Gobierno de la Cofradía, encabezada por su Presidente don Luis Sandoval, Comisario de Pasos don  Enrique Fulgencio Fuster, Conde de Roche, Comisario de Estantes don Antonio Martinez Brau y en acta escrita por el Secretario-Archivero, Sr. Marqués de Villalba de los Llanos y de Arueva, expulsaran al cabo de andas y todos los estantes por manifiesta negligencia, nombrando nuevo Cabo de Andas a D. José Zamora Carrión, hijo y sucesor del anterior Zamora; dicha acta decia textualmente:

Leer más: Cuando y donde

Lluvia y Pasión

Me cuesta mucho explicar lo que significó para mí la procesión del Viernes Santo del año 2007, pero quiero compartir con todos vosotros los momentos inolvidables de esa mañana.

Como todos los años sonó el despertador a las 5.00 h. y como siempre me acerqué a la ventana asomando la cabeza entre las cortinas. Pude contemplar que el suelo estaba mojado y que un suave “chiriviri” caía sobre nuestra ciudad. La ilusión se desvaneció y el pesimismo se hizo dueño de mí. Mientras me vestía, fueron innumerables las veces que me asomé a la calle esperando un pequeño milagro, que parara de llover, aunque cada vez que me asomaba la respuesta del cielo era la misma, lluvia. Aún así continuaba vistiéndome, para ir a “Jesús” como Dios manda.

Cual fue mi sorpresa cuando al salir de mi casa la lluvia cesó y un  hilo de esperanza inundó mi corazón. Cogí a mi hijo y a mi mujer y emprendimos el caminó hacia la privativa iglesia de Jesús. Durante el  trayecto fui   tranquilo, aunque con la preocupación propia debido a las inclemencias meteorológicas y al nerviosismo del que iba a ser mi debut como cabo de andas de la Oración en el Huerto. Comenzaba otra generación. Llegando a la Iglesia empecé a notar como unas gotas de tamaño considerable empezaban a caer sobre mi túnica morada. En ese instante me derrumbé y las lágrimas que caían sobre mi rostro nada tenían que envidiar a las del cielo. Tantas ilusiones puestas en esa mañana y de golpe y porrazo todas ellas desaparecieron. La procesión no saldría.

Leer más: Lluvia y Pasión

Mi última procesión

Casi no me lo creo. Parece que fue ayer, cuando empecé a desempeñar mi papel en esa punta de vara del maravilloso paso de la Oración en el Huerto, y ahora, parece ser, que todo ha acabado. Probablemente, este pasado Viernes Santo de  2009, haya sido mi última procesión. El tiempo no pasa en balde para nadie, y después de varios lustros de servicio ininterrumpido en esta majestuosa insignia y en esa misma vara, mi vida nazarena parece que llega a su fin.

Leer más: Mi última procesión

La mirada

Así que, tras registrarse la sená, pensando con angustia que había dado hasta el último caramelo, le dijo al chaval que le sostuviese el estante y palpándose nervioso, ahora con las dos manos alrededor de su cintura, notó por fin la forma y la textura de una mona con huevo a la altura de los riñones.
 
¡ aaajá ! - comentó mientras extraía ese postrer regalo, deleitándose con la transformación que experimentaba la carita del niño que, en ese momento, alzó el rostro lentamente y le lanzó una silenciosa mirada de agradecimiento, tan clara y nítida, que pareció que le estaba hablando..

Leer más: La mirada

Un Viernes Santo especial

Son las ocho de la mañana, me asomo a mi ventana y contemplo el vasto panorama de la huerta murciana, que se extiende en la falda de las montañas distantes. El cielo, de rosa se volvió dorado, y pude distinguir una sinfonía de verdes, desde el vívido de la hierba y los árboles al verde irreal del cielo a occidente. Aquí y allá destacaban en la verde llanura las siluetas solitarias de las palmeras, y por encima de la ciudad blanca y rosada se yergue la torre de la catedral de Murcia, que brilla bajo el sol, y se transforma en el tema central del paisaje, mientras el resto del llano, está moteado de casas como manchones blancos y rosados.

Hoy es Jueves Santo, un dia muy especial para todo cristiano, especialmente para los estantes de la Oración del Huerto. Todo el está ocupado y cubierto de actividades. A primera hora, parte de estos hombres encabezados por su cabo de andas se dirigen al palmeral de Santiago y Zaraiche; allí deberán cortar las palmas de palmeras jóvenes, que por la tarde servirán para arreglar la palmera que lucirán al dia siguiente en su “paso”. No servirá cualquiera de ellas. Tienen que ser  tiernas pero al mismo tiempo fuertes, con un bonito color verdoso, y limpias de toda maleza. Se cortarán de doce a catorce porque, aunque solo se colocarán ocho, puede ocurrir que en el arreglo alguna se rompa o no sirva, escogiendo las mas esbeltas y bonitas. Los dátiles fueron cortados en la mañana del miércoles.

Leer más: Un Viernes Santo especial

Viernes Santo Murciano

Con este título, el maestro Jesús García Aldeguer nos dejó de uno sus más bellos poemas. Fue escrito en el año 1944, y publicado en el número 26 de revista mensual “Fuensanta” en el mes de marzo de 1.945, cuya edición correspondía a los Padres Jesuitas.
No hace falta añadir nada más, sino leerlo. Es fiel reflejo y doy fe de ello, del significado de este grandioso día para el poeta:

Murcia sigue penitente
el sendero pasionario,
Viernes Santo mañanero
en ascensión al Calvario.

Se van abriendo los cielos
por las saetas y salmos.
Entre claveles y cirios
pasa Cristo condenado,
cargado con el madero
hecho por nuestros pecados.

Leer más: Viernes Santo Murciano