• 1
  • 2
  • 3

Antonio MoraEl pasado 18 de marzo, durante la asamblea que los estantes de este paso celebraron, se decició otorgar la Insignia de Oro de de La Oración del Huerto a Antonio Mora Manzano, popularmente conocido como El Mora.

Antonio Mora, en la actualidad cuenta con 82 años de edad próximos a los 83. Natural de Santa Cruz. Taxista de profesión hoy naturalmente retirado. Estante de la Oración durante 29 años.

Querido Antonio hoy es un día de sentimientos encontrados por lo que tendrás que apretarte tu genuina y autentica "faja artesanal" o como tantas veces le dirías al. Y si se escapa alguna lagrimilla, bendita sea.

Mora y yo nos conocemos prácticamente casi toda la vida. Nuestra amistad se inició a mediados de los años 60, cuando él era el taxista de algunos árbitros de fútbol del Colegio Murciano y yo formaba parte de ese colectivo. Fue un amor a primera vista, como se suele decir.
 
A finales de los 60 tuvo la oportunidad de que le pudiera entregar una túnica, algo que ya iba solicitándome en numerosas ocasiones.  Pues aunque el ya salía de estante en la procesión del Resucitado, siempre me decía que su mayor ilusión y deseo era poder cargar en la Oración del Huerto. Nos vimos, y le entregue la túnica y el estante de madera.

Desde el primer momento que tuve el honor y el privilegio de llevarlo como nazareno, fue demostrando su amor, entrega, sacrificio a favor de nuestra Oración. Hasta tal punto, que renuncio a salir en en otras procesiones y dedicarse por entero a la nuestra.

Siempre presto a colaborar conmigo, lo que quería decir a favor de la Cofradía y de la Oración.  En multitud de ocasiones se desplazaba con su coche y por su cuenta, por la huerta buscando alguna palmera que tuviera dátiles en condiciones. Juntos hemos recorrido toda la provincia todos los años, durante los que nos han ocurrido multitud de anécdotas. Junto a mi estuvo, dejándose su taxi que era el pan de su familia, muchísimas veces ayudándome a preparar las cenas, las migas, etc. Midiendo con una cinta métrica la anchura de las cuatro esquinas, cuando aquel año del andamio, llegando a tomarnos por locos la gente que pasaba por allí. O las colas de pez de Santa Calina. Siempre presto a cualquier necesidad. Pero para mi, como su Cabo de Andas, lo mas importante que el amigo Mora aportó a nuestro Paso ha sido su generosidad, participación y amistad a sus compañeros. Siempre presto a cualquier indicación o necesidad de un compañero. Jamas ha participado en corrillos salvasituaciones, nunca criticó a ningún compañero, todo lo contrario, siempre animando y procurando limar toda clase de asperezas. Incluso en varias ocasiones paso momentos violentos por defender a sus compañeros de la Oración, eso me consta. Utilizando un símil, yo diría que el Mora ha sido la música de una bella canción.

Hasta para retirarse fue honesto y sacrificado. Teniendo todavía cuerda para rato, cedió su puesto a su hijo Antonio, y diciéndome que la Oración necesitaba de gente mas joven y fuerte que él.
- Mora, desde que que no le das palillo al mono (léase restregar el hilo de la palmera con matas de habas) ya no se ata la palmera igual.

Al concederte  a ti esta distinción, aparte del reconocimiento personal, es también un pequeño homenaje y reconocimiento a todos esos grandes nazarenos que portaron en sus hombros este pedazo de nuestras vidas que es LA ORACION DEL HUERTO.

Teresa que dichosa estarás en el cielo viendo hoy a tu Antonio en el homenaje que tantas veces me decías que se merecía.  Gracias Amigo. Gracias Nazareno Ejemplar.